Jengibre, un aliado para tu salud.

El jengibre es una planta tropical, cuyo nombre científico es Zingiber officinale.

El rizoma de esta planta, eso que conocemos como raíz de jengibre, es ampliamente utilizado con fines culinarios y medicinales. Es un tubérculo, similar a la cúrcuma, que se puede aprovechar tanto en su forma natural como en polvo. El sabor ligeramente picante-dulce y las increíbles propiedades curativas que se le atribuyen al jengibre se deben a su principal compuesto activo: el gingerol.

Sus propiedades son altamente recomendables en problemas digestivos, ayudando a la producción de enzimas digestiva, estimulando el páncreas, reduciendo la producción de gases y mantiene la microbiota intestinal.

Es recomendable para mitigar las náuseas o vómitos típicos de los viajes.

Su alto poder anti bacteriano mantiene controlados lo agentes patógenos, como gripe, dolor de garganta, sinusitis, fiebre.

Previene la fatiga crónica, procesos depresivos, reduce los procesos inflamatorios en artritis y artrosis, ayudando en nuestros sistema circulatorio.

 

Rizoma de Jengibre

Puedes consumirlo crudo en ensaladas, infusiones, o en trocitos. Tambien puedes tomarlo en polvo en cápsulas.

Sin lugar a dudas un grandísimo complemento en tu dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *